Jevian Toledo disfruta de su mejor campaña en años

Por Emmanuel “eMMa” Márquez

El negocio del hipismo es complicado, sobre todo cuando se trata de ser jinete en una colonia tan competitiva como la del estado de Maryland. Jevian Toledo tiene la metáfora perfecta para describirlo. “Esto es una machina, una montaña rusa en lo oscuro. Tú no sabes cuándo vas a subir ni cuándo vas a bajar”, dice el piloto boricua de 28 años. 

En efecto así es, una industria voraz basada en relaciones e influencias que no regala nada y en la cual puedes ser hiper-exitoso un día y olvidado al próximo. Sin embargo, en 2022 la montaña rusa de la carrera de Toledo ha sido un recorrido placentero, va hacia arriba a gran velocidad y sin indicios de descender para construir lo que ha sido su mejor campaña de los últimos cinco años, amasando 149 triunfos y más de $6,000,000 en premios acumulados. Es una mejoría sustancial de las 99, 90, 105 y 121 victorias conseguidas por año desde el 2018 hasta 2021.

En 2022, Toledo ha sido el jinete líder en las campañas de los hipódromos Laurel Park [winter meet], Pímlico [Preakness Meet] y Colonial Downs. En este último, Toledo duplicó su productividad del año anterior, logrando 25 triunfos en un periodo de nueve semanas y solo tres días de carreras por semana. Actualmente, su efectividad se encuentra en un respetable 20 por ciento y se mantiene entre los mejores 25 jinetes de la nación en premios.

“Este es el primer año que me ha ido bien en un invierno, cuando lideré este mitin [Laurel] le dije a mi agente: ‘yo creo que este va a ser mi mejor año”, sostuvo Toledo. “En mítines anteriores, yo he sabido ganar 11 carreras en la última semana del año y estar contento pensando que esto va a seguir. Y llegó el primer día [del próximo año], gané una y no volví a ganar hasta el día 15”.  

Durante su carrera, Toledo colecciona 8 títulos en Laurel Park y tres como jinete lider global del Maryland Jockey Club que comprende los hipódromos de Laurel, Pimlico y Timonium.

Oriundo de los sectores Santa Rita y Masas #1 de Gurabo, Toledo salió de Puerto Rico en 2013 con el mismo sueño de muchos aprendices que buscan triunfar en los hipódromos de Estados Unidos. Ha sido un proceso progresivo que lo convirtió en un “journeyman”, probando suerte en California, West Virginia y Delaware hasta acomodarse en Maryland. 

El puertorriqueño tuvo años grandes en 2015, ’16 y ’17 en todos superando las 170 victorias. Mientras que en 2018, Toledo tuvo uno de los mayores retos de su carrera cuando sufrió una fractura en la espalda que lo sacó de la silla por tres meses.

La consistencia es clave, como en todo, pero más en el hipismo, particularmente cuando se trata de relaciones y conexiones con dueños y entrenadores. A tales efectos, Toledo ha sido representado por Marty Leonard desde 2014, pudiendo así hilvanar un trabajo de seguimiento que lo ha llevado a cultivar buenos enlaces con muchos propietarios en el circuito.

“Lo bueno es que cuando ven que estás haciendo bien, te siguen usando”, explicó Toledo. “Tengo buena comunicación con los dueños y aunque quizás un trainer no me quiere montar, el dueño es quien manda y me monta. Mi agente hace un buen trabajo”.

Toledo salió de Puerto Rico en 2013 tras graduarse de una de las clases de jinetes aprendices más competitivas de la última década, la misma incluyó a Víctor Carrasco, Manuel Franco, Edgardo Zayas, Christian Hiraldo y Jorge A. Vargas Jr. y Cindy Soto, entre otros. Ese grupo creó una cultura de competitividad desde temprano en sus carreras, dato que resulta significativo cuando vemos que muchos de ellos han sido sumamente exitosos como profesionales.  

“Todos los grupos tienen sus jockeys buenos, pero una clase donde la mayoría de los jockeys estén haciendo bien es difícil. Nos llevábamos bien, teníamos buena comunicación. Por las mañanas era todo el mundo a ver quién galopaba más, quien briseaba más. Sacábamos hasta 15 caballos por tal de competir el uno con el otro”, recordó Toledo.

Toledo no ha regresado a montar a Puerto Rico desde que salió con 32 victorias a su nombre en el Hipódromo Camarero. El jinete explicó que estuvo cerca de participar en la pasada Serie Hípica del Caribe, pero no pudo llegar a un acuerdo con las conexiones a último momento. Sus visitas a la isla van dedicadas vacacionar junto a sus familiares incluyendo a su hija de año y medio, Kylie.

A poco más de dos meses para finalizar el año, Toledo va encaminado a estar cerca de su mejor total de victorias con las 187 conseguidas en 2016. Ganador de varios clásico de grado y dos veces participante en el Preakness Stakes, como todo jinete, Toledo dice que sueña con ganar el Kentucky Derby algún día. Mientras llega esa oportunidad, el boricua mantiene la confianza que le ha permitido pulirse como jinete poco a poco, sobre todo en carreras sobre césped donde el puertorriqueño es comparado con Horacio Karamanos y Mario G. Pino como los más ganadores de los últimos 20 años sobre esta superficie en Laurel Park.

“Cuando ganas mejores carreras los entrenadores te cogen más confianza y te dejan montar más tranquilo. Yo pienso que cuando no te dan instrucciones es cuando mejor los caballos corren. Gracias  a Dios como me ha ido bien este año, los trainers me dan libertad, me dicen haz tu trabajo y ya”, cerró Toledo. 

Advertisement

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s