Tras 20 años de carrera, Ramón Vázquez está en su mejor momento: “estoy en mi peak”

Por Emmanuel “eMMa” Márquez

Abril del 2011, Ramón Vázquez Jr. camina cabizbajo por el pasillo número siete del Supermercado Publix en Miami. El jinete natural del Barrio Cacao, en Carolina, escoge unos pocos víveres para lo que pudiera ser su última semana en los Estados Unidos antes de regresar a Puerto Rico, sin la soga y sin la cabra. Ese no era el plan. El plan era trabajar, establecerse y triunfar en los hipódromos de Norteamérica como lo había hecho por los pasados nueve años en Camarero.

Septiembre del 2022, once años después, a base de riesgos, persistencia, determinación y trabajo duro, Ramón Vázquez está en el mejor momento de su carrera. Nada es coincidencia. Nada es suerte.   


EL QUE NO ARRIESGA NO GANA

Vázquez dejó su isla buscando el ‘Sueño Americano’. Un sueño que le permitiera participar de grandes carreras como el Kentucky Derby, conducir los mejores purasangres del mundo y trabajar con los mejores entrenadores. Así llegó a Gulfstream Park en 2011, con la promesa de ser el primer llamado para un famoso establo, un compromiso que terminó abruptamente en solo semanas. 

Vazquez siempre fue un ganador desde el momento cuando se graduó de la Escuela Vocacional Hípica en 2002 siguiendo los pasos de su padre Ramón Sr.. “El Cuco” no tan solo fue el Aprendiz del Año, sino que lo hizo al son de un récord de victorias con 284, venciendo inclusive a Juan Carlos Díaz, líder indiscutible del hipismo boricua por los pasados 20 años.  Adicionalmente, en 2009, Vázquez firmó otro gran momento para la historia hípica del país, dominando la Copa Confraternidad del Caribe con el ejemplar Soy Conquistador. 

“Yo lo tenía en la mente desde que era aprendiz, no habia decidido irme [antes] porque lo estaba haciendo bien”, explicó Vázquez a Easy Endurance sobre esa primera movida a los Estados Unidos. “Estaba loco por darme la oportunidad. Yo pensaba en otras cosas, en querer ir a un Kentucky Derby, un Breeders Cup, esas carreras grandes”.

Photo cred: Twitter Ramón A. Vázquez

Sin embargo, en Estados Unidas la historia fue otra y de ser el “first call” para muchos establos en Puerto Rico, Vázquez pasó a ser literalmente la última opción de Gulfstream. Un jinete con nueve años de experiencia en Puerto Rico, pero sin reputacion en los hipódromos norteamericanos y sin el beneficio de la bonificación en peso por ser un jinete de primera categoría.

“Cuando llegué a Miami en 2011, estuve dos meses que prácticamente no hacía nada”, contó Vázquez. “Me estaba poniendo incómodo porque desde que salí [como jinete] yo era ganador. Los que me ayudaron fueron Saúl y Ulises Matos. Sino llega a ser por ellos… yo estaba a punto de irme para Puerto Rico”.

Aquel día de desesperación en el supermercado en 2011, Vázquez se encontró con Rubén Muñoz, un agente de jinetes conocido por su trabajo con Ricardo Santana Jr.. De aquella conversación entre góndolas y vitrinas, surgió una oferta de trabajo. Sin pensarlo mucho, amante del riesgo y la incertidumbre, Vázquez tomó un vuelo para Delaware el próximo día con Muñoz. El resto es historia. 


EL QUE NO ARRIESGA NO GANA

Durante siete años Vázquez lo hizo muy bien junto a Muñoz ganando mitins en Remington Park en Oklahoma, Prairie Meadows en Iowa y Lone Star de Texas. Vázque logró más de 200 victorias en cinco años consecutivos, desde 2015 a 2019. También estuvo entre los mejores en Oaklawn Park de Arkansas, óvalo donde elevó su perfil nacional conduciendo para el reconocido entrenador Steve Amussen, entre otros. 

En 2019, Vázquez decidió unirse a Bill Castle como su representante y juntos mantuvieron buena productividad. 

La temporada 2021 fue el empujón final que Vázquez necesitaba para dar el salto desde los circuitos del centro a las Grandes Ligas del hipismo en los Estados Unidos, dígase Nueva York, California y Kentucky. Fue el año donde consiguio triunfos en el West Virginia Derby con premio de $500,000, El Brooklyn de $400,000, en Belmont Park, El Birdstone de $150,000, en Saratoga y El Tinsel de $200,000, en Oaklawn Park. Con ese empuje, Vázquez y su agente se convencieron de que podrían aspirar al próximo nivel.  

De esta manera, Vázquez tomó la dura decisión de dejar a su familia atrás en Hot Springs, Arkansas y relocalizarse a California con una maleta llega de sueños y una botas salpicadas de esperanza para trabajar duro en las mañanas.

Photo cred: Alex Evers

Los Resultados no se han hecho esperar, Vázquez amasó 27 triunfos en Santa Anita Park llegando al mitin con varias semanas de retraso. También sumó 12 victorias en nueve días en Los Alamitos para ser el mejor de la campaña y logró otras 24 en el recién finalizado mitin de verano en Del Mar, donde además, consiguió la primera victoria en clásicos de Grado uno en los Estados Unidos sobre And Tell Me Nolies en el Debutante Stakes G1, con bolsa de $300,000 para Peter Miller.  

“El que no arriesga nunca gana y yo siempre he sido arriesgado”, dice Vázquez. “A mí me gusta, haciendo bien en un lado, si me ofrecen algo mejor en otro, yo quiero ir a esa meta. Yo nunca me pongo obstáculos. A mí me gusta seguir y seguir a ver qué puedo conseguir”.

“Yo tenía la oportunidad de escoger de irme a Kentucky y seguir para New York, pero decidí irme a California cuando Flavien Prat y Umberto Rispoli se fueron”, añadió el piloto. “Me dí la oportunidad y todo salió bien gracias a Dios. Nunca pensé que me fuera a ir como me está yendo”.


EL QUE NO ARRIESGA NO GANA

Con 20 años como profesional sobre la silla y más de 3,400 victorias en su historial, Vázquez ha alcanzado ese nivel óptimo de madurez y capacidad física para ser un jinete élite. Ahora entiende mejor el negocio, conoce a los caballos y trata su profesión más como arte y menos como un pasatiempo.

“Yo no tenía la confianza en mí mismo antes, como la tengo ahora”, aseguró Vázquez. “Yo montaba y no tenia la mentalidad que tengo. Yo iba a montar como si fuera un deporte más. Llegué a un cierto punto y me puse a analizar, y ahora lo tomo más en serio”.

“Yo antes ganaba 5-6 [carreras] en un día, me las disfrutaba y ya por la noche se me olvidaron. Ahora yo gano una carrera y digo ¡otro logro más! Me siento en mi sala y me pongo a pensar… Te puedo decir más, yo antes no veía mis repeticiones, y de un cierto tiempo para acá es que me pongo a estudiar y mirar las repeticiones. Antes yo miraba la revista y en cinco minutos ya la terminaba. A base de esa experiencia es que tú vas diciendo; ahora es que estoy en mi peak”, añadió.

photo cred: Twitter Ramón Vázquez

Mientras sigan surgiendo oportunidades Ramón Vázquez será de los mejores jinetes en cualquier circuito del mundo. El puertorriqueño de 38 años tiene la combinación perfecta entre paciencia y poder. Vázquez lo mismo gana por delante que desde el paso y su capacidad para cambiarse el foete parece más un acto de magia que otra cosa.

Gracias a esa habilidad, Vázquez recientemente cumplió otro de su sueños como piloto, montar para el legendario preparador Bob Baffert. Y lo hizo en grande, ganando de forma espectacular sus primeras dos oportunidades, una en el Torrey Pines G3 con la potranca Midnight Memories y otra con el debutante Huntingcoco. Dichas victorias prometen aumentar su visibilidad en las pistas de la costa oeste.

Con Vázquez solo es cuestión de aplicar uno de los consejos que, precisamente, le dio Baffert recientemente “Put in the game, Vaz!” Ponlo en el juego, que del resto se encarga él. 

“Mi meta es seguir montando, que Dios me de salud para montar 15 años más y retirarme. Ahora es cuando mejor me está yendo, cuando más viejo me pongo”, cerró.

Advertisement

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s