Entre lazos, corbatas y sombreros despampanantes, el jinete puertorriqueño José Luis Ortiz, buscará hacer magia con el ejemplar Good Magic este sábado en la edición 144 del Kentucky Derby, en el Hipódromo Churchill Downs de Louisville.

Ortiz, producto de la fábrica de jockeys elite, Trujillo Alto, hará pareja con el estelar entrenador Chad Brown, buscando poner su nombre en la columna de ganadores de “los dos minutos más emocionantes en el deporte”, y llevarse a casa 2 millones de dólares, cosa que ha intentado en tres ocasiones sin éxito.

Sin embargo, este año todo es diferente, pues el dúo de jinete y entrenador, concurren en que finalmente tienen un ejemplar con todas las cualidades necesarias para cruzar la meta al frente.

“Este es un caballo que tiene chance de verdad de ganar la carrera, los otros eran caballitos que habían entrado por puntos” dijo Ortiz en entrevista exclusiva para Easy Endurance.  Este caballo está en los primeros cinco (favoritos) y yo creo que eso es super bueno.”

Luego de proclamarse campeón dosañero en el Breeders Cup Juvenile 2017, Good Magic tuvo una actuación insatisfactoria para muchos en el Fountain of Youth Stakes 2018. Haciendo creer a algunos que la magia se había acabado, menos a José Luis Ortiz.

“El caballo no estaba listo, después de la Breeders Cup lo descansaron y  lo que tenía eran cinco trabajos, el mismo entrenador me dijo que el no tenía que ganar, que él lo quería ready para el  primer sábado de mayo”, explicó el jinete.

En cuatro salidas sobre su lomo, Ortiz ha ganado dos,- incluyendo el Breeders Cup-, con un segundo y un tercer lugar. En su última gran prueba, el Blue Grass Stakes del mes pasado, Good Magic puso los rumores de su debilidad más allá de la milla a un lado, dominando al grupo desde cerca del paso y galopando el último 1/16 para cronometrar 1:50.18.

“En su primera milla y octavo el lo hizo muy bien, en el último 1/16 el cambió de mano porque las marcas del gate estaban ahí”, dijo Ortíz.  “El último 1/16 el lo que hizo fue jugar y relajarse , el no estaba (esforzándose) al 100 por ciento, que creo que eso es un punto a mi favor, eso más nadie lo puede sentir más que yo.”  

El tresañero alazano propiedad del e 5 Racing Thoroughbreds,  tiene una combinación genética privilegiada, siendo hijo del campeón Curlin y la yegua millera Glinda the Good, que le dan oportunidad de sobra para pasar la meta al frente luego de una milla y cuarto.”

“Este caballo tiene mucho a su favor”, dijo Ortíz. “El papá de él es Curlin, caballo del año, ganó el Preakness, ganó el Breeders Cup Classic, llegó segundo en el Belmont Stakes, no creo que este caballo tenga problemas con la milla y cuarto para serte sincero y tiene uno de los mejores tres entrenadores en los Estados Unidos”.

Ortíz se refiere a la pericia y régimen de entrenamiento de Chad Brown, -dos veces ganador del Eclipse Award- para quien llegar a la salida del Derby con un ejemplar a menos de su máxima condición no es aceptable. Esto brinda confianza al jinete puertorriqueño.

“El (Brown) está llevando su plan perfecto. El conoce sus caballos, Chad te dice lo que el caballo va a hacer, el estudia sus caballos y los conoce todos, tiene muchos pero, la dedicación que él tiene en las mañanas y su equipo de trabajo son de los mejores que he visto.”

Además de su pedigree y preparación, muchas cosas tienen que salir bien para ganar en Kentucky, principalmente por la congestión inicial ante un field de 20 caballos (saliendo del sexto carril), y Ortiz está muy consciente de este aspecto.

“El Kentucky Derby es un poco más difícil por la cantidad de caballos,  tu tienes que asegurarte de partir bien, si partes un poquito frío tienes que poner un poco más de caballo, y a veces si usas un poquito más de lo que debes, necesitarás un caballo bien bueno para poder ganar.”  

“Tenemos que tener un buen punto de partida, el (Good Magic) es un buen salidor y esa es una de las cosas que yo creo que más lo va a ayudar”, dijo Ortiz.  “El se va a poner en buena posición y yo creo que si estamos en el segundo lote, cerca, ahorrando terreno, yo sé que pa’ abajo el me va a dar algo, podemos ganar”.

2018-05-01-PHOTO-00000350
El jinete José Luis Ortiz. (Foto por Joe Bruno Ortiz.)

Aunque el menor de los hermanos Ortiz (ambos superestrellas) tiene un resume envidiable a sus 24 años, con sobre 1,500 triunfos, más de $100,000,000 en premios acumulados y victorias en el Belmont Stakes, el Breeders Cup Juvenile y además el Eclipse Award -máximo honor para un jinete en los Estados Unidos- , siente que su armario no estará completo sin ganar la joya de la Triple Corona del hipismo.  

“El Kentucky Derby eso se sabe, cualquier jinete quisiera ganar esa carrera”, explica el jockey. “Yo estoy bien orgulloso de todo lo que he logrado, pero ya esos estan al lao’ de acá, esos están fuera de la lista, ahora tengo que ir por lo que están allá y traerlos pa’ aca’.”

“A veces no es todo sobre dinero, la trayectoria del Kentucky Derby (es importante), yo prefiero ganar el Kentucky Derby mil veces. Si me dicen; ¿cuál (carrera) quieres ganar? Yo escojo el Kentucky Derby y le doy los chavos a otro jockey.”

José Luis Ortíz es un sujeto introvertido que deja que sus habilidades sobre los estribos hablen por él, pero si le preguntas te dirá que: “Si hay caballo, hay jockey pa’ abajo.”

-eMMa.

Advertisements