Soy del grupo de los que utiliza el celular como despertador, como GPS, para pagar las cuentas, para escuchar música, para creerme fotógrafo, para estudiar el tiempo como todo un profesional y realizar llamadas solo cuando me acuerdo.

Aquellos que nacimos después del 1982 y llevamos una relación cercana con la tecnología y las comunicaciones enfrentamos grandes retos sin saberlo. Vivimos una transición inevitable del televisor al celular/internet,  la indiscutible ausencia de la privacidad y la automatización de todo menos el sentido común.

En la educación, los millennials combaten las mentes que ya no son un canvas en blanco, mentes que han sido programadas para cuestionar antes de escuchar, pensar lo menos posible y evitar esforzarse a toda costa. Los educadores de esta época afrontamos el mayor reto del siglo 21: devolver el humanismo a la humanidad.

Estos retos, si se miran las estadísticas, han llevado a muchos abandonar la profesión. Y es que en realidad no es costo efectivo, dejar el pellejo por un sistema que ni siquiera puede garantizar tu retiro después de 30+ años de cantar mi escuelita todas las mañanas, corregir exámenes hasta la una de la madrugada, abusar de los raviolis en el almuerzo y comprar sus propios materiales para el salón de clases.

De la forma como veo las cosas existen varios factores que los educadores intentamos combatir -como podemos- en esta era.

LA TECNOLOGIA

Como todo en la vida, los adelantos tecnológicos pueden ser utilizados positiva o negativamente. Pensar que la tecnología es totalmente desfavorable o solo cuestión de moda sería irracional. Sin embargo, el uso negativo y dañino de la misma muchas veces nos lleva a cuestionar su importancia. Dentro del aula moderno -nos guste o no- la tecnología es el gran protagonista que poco a poco saca del panorama al texto de portada dura y a la acción motora fina, llamada escritura.

Hay que abrazar la tecnología en el salón de clases pero solo como una herramienta y no como un producto. Por ejemplo,  asignar videos en YouTube para discusión en clase, análisis de noticias en periódicos virtuales, entrega de documentos vía email o cloud storage, grabar y producir videos cortos en grupo, proponer el uso de alguna aplicación como facilitador para estudiar y aprender, etc.

La tecnología también debe ser una herramiento de crecimiento profesional para nosotros los maestros, practicando el ‘teacher to teacher feedback’ y monitoreando las mejores prácticas en nuestras distintas disciplinas. Yo constantemente verifico videos y currículos de países como Perú, Canadá y Singapur. Nunca se para de aprender.

*nota* no demos por sentado que TODOS los estudiantes tienen acceso a la tecnología. Hay muchos sin celular, sin computadora y sin nadie en su círculo que los asesore. La escuela debe ser el agente iniciador en estos casos. Prudencia.

Restablecimiento de la apreciación cultural.

Mentiría si dijera que en 2007 entendía la razón para tomar cursos de apreciación de arte y música en mi currículo universitario. Ahora sí lo sé, logré entender como cualquier forma de arte contribuye al desarrollo integral de una sociedad. No se trata de conocimientos para tertuliar, sino de brindar  ejemplos que inspiren, que brinden herramientas al individuo para expresarse y reconocer y respetar la expresión de los demás.

Así mismo, debemos restablecer la lectura como una práctica imprescindible para el mejoramiento personal y profesional de nuestros estudiantes. Leer no puede quedarse en verificar a diario los status de tus celebridades favoritas.  Los millennials son un grupo que adoptan y respetan la lectura – de los temas que les interesan – mientras que la nueva cepa parece espantarse cada vez que se le asigna leer más de un párrafo.

 

 

La educación (en cualquier nivel) en la época de antes era vista como prioridad, con alto valor social, hoy día es desvalorizado y visto como algo que cualquiera puede hacer…Tenemos que tener varios trabajos para poder vivir, siempre teniendo en cuenta que al otro año o el próximo semestre (a nivel universitario) no tienes trabajo… Los recursos hoy día solo va a las ciencias, matemáticas y negocios. Lamentablemente las humanidades han sido recortadas a un nivel alarmante”. -Profesor Universitario.

 

 

SISTEMA GUBERNAMENTAL

Es obvio que nuestro gobierno está dispuesto a cerrar escuelas por mejorar el crédito chatarra. Esto es enviar un mensaje erróneo a los que se levantan, de que su educación y formación -un derecho constitucional- ya no es prioridad. Los maestros actuales viven al filo de la navaja, por un lado trabajar bajo condiciones desfavorables mientras se le exigen resultados y por otro perder su trabajo en cualquier momento

La reasignación de fondos repercute en que los maestros tengan que sacrificar sus bolsillos para comprar materiales y comprometer la calidad de la educación. Créanme, nosotros quisiéramos hacerlo, pero bajo las condiciones de paga actual es casi un suicidio. ¿cómo explicarle a niños altamente audiovisuales que no hay un proyector, internet, un libro, un televisor para aprender? ¿Cómo explicarle a un niño altamente táctil, que no hay papel, plastilina para practicar?

“hacer q los padres vean a sus hijos como nosotros los vemos. Hay nenes con potencial y los padres no lo ven o con necesidades y no las ven, no los ayudan.” -maestra de educación especial.

 

LAPSO DE ATENCION

Hoy día posiblemente trabajamos en humanos con el lapso de atención más corto en la historia. No es secreto, un video es más consumido que un artículo escrito, existen ‘tweets’ de solamente 140 caracteres, ‘snapchats’ e Instagram stories de solo 10 segundos, con esta problemática y tomando en cuenta que la mayoría del material didáctico es escrito (texto), el educador tiene un gran reto para llamar la atención del alumno.

Para lograr ‘engagement level’ hay que trabajar en la creación de un currículo moderno, pertinente y relevante. Por ahí leí que se enseña hoy con las estrategias y materiales de ayer, lo cual definitivamente ya no funciona. Principalmente porque el perfil de estudiante ha cambiado, ha tenido un ‘upgrade’ monumental en su capacidad de cognición. El estudiante moderno muchas veces sabe más que el maestro en algunas áreas, es más, puede ser experto en muchas otras facetas también.

Cada vez que viajo a Estados Unidos -por no encontrar un mejor ejemplo- me fijo en la sagacidad y lo articulado de los niños de 4,5 y 6 años. Tienen una construcción verbal elevada, puede manejar aparatos que 20 años atrás usábamos de juguete para masticarlo hasta quebrarlo. Hay que tomar esto consideración y crear material que invite más que nada a la creatividad.

También, un ambiente de aprendizaje flexible, menos estructura, más aportación del estudiante a su propios procesos cognitivos y sobre todo retante. Que el alumno internalice que el material es uno novedoso y que será de provecho en su vida. En el tope de ese contenido, está el pensamiento crítico.

 Hagan el ejercicio, entablen temas culturales, políticos o sociales con nuestros adolescentes, vean que sus argumentos están construidos sobre sentimientos e impulsos y muy poca data. Sí, quieren cambio, pero no saben cuáles son las opciones para el mismo y mucho menos cómo lograrlo. ¿El resultado? una candidata independiente, sin equipo de trabajo que saca 200,000 votos. Recopilar, analizar, cuestionar, proponer, wash, rinse and repeat.

“Vamos a las millas y el estudiante a veces tiene la informacion antes que nosotros, pero de algo me he dado cuenta, el estudiante no va mas allá de la información y es ahí donde jugamos un papel protagónico.” -maestro de historia superior

EXPECTATIVAS DE EXITO

La mayoría de los estudiantes que tenemos en nuestros salones no saben qué quieren ser o tienen ideas basadas en expectativas bastante triviales. Ser cantantes, atletas profesionales, actores, “influencers” son ‘ocupaciones’ de la lotería genética y dependen muy poco del nivel de escolaridad alcanzado.

Me encantaría que todos fueran atletas profesionales de la NBA y modelos de ‘fashion show’ pero ¿cuán realista es eso? ¿Cuántos lo logran? ¿Dónde están las estadísticas de ‘success’ t  ‘failure’ ratio? ¿Debemos seguir estimulando esta conducta? Preferiría mejor la inclusión de material para el desarrollo empresarial enfocado en la creación de negocios y posibles empleos derivados, desarrollo creativo, cursos de ingeniería, etc.

Hay que levantar el estatus profesional de la educación/el educador. Ya hablé anteriormente de esto aquí, pero  reitero que el educador no puede seguir siendo un ‘Don Nadie’, en una sociedad que pretende desarrollarse. Hacen falta requisitos más duros para llegar a ser maestro, mejores salarios sin duda y quizas hasta mejor preparación. .

Trascender los exámenes estandarizados como único medidor de éxito.

En nuestra época ir de arriba para abajo llenando burbujitas pasó de moda.  Ese plan eterno de mejoramiento de las escuelas es una falacia. Todo el enfoque es en el resultado y ninguno en el proceso. Repasos a última hora, estudiantes que sacan buenas notas por -botella (memoria) y luego fracasan en la parte escrita siendo incapaces de aplicar el material.  Esa constante y absurda comparación entre distritos y estados me causa indigestión. Es una mini olimpiada donde se hace cualquier cosa para ganar -menos que el estudiante aprenda.

“el aspecto de poder hacer que el estudiante “engages in learning” en este siglo 21, las distintas demandas de la sociedad con la tecnología y la innovación en los distintos campos (vease materias), hacen que el maestro le brinde al estudiante herramientas anticuadas que el estudiante siente que no necesita porque así lo ve en su diario vivir.” – maestro de inglés de escuela especializada.

FACTORES SOCIALES

Diversidad racial y aumento en issues por discrimen.

No sé si exista un ‘issue’ que me preocupe más que éste. La exposición que tienen nuestros estudiantes al mundo y su percepción/interpretación del mismo dentro del ambiente escolar es algo que debería quitarnos el sueño a todos. Ahora más que nunca, enseñar igualdad, compasión y respeto debe ser el “core” de todos los currículos del mundo. No lo ignoremos.

No es secreto cuan corrompidos están los valores de nuestra sociedad. La institución principal, la familia, es un círculo en peligro de extinción que tiene como resultado directo seres humanos que se respetan menos. El ambiente escolar -en su mayoría- es uno hostil, donde muchos tienen miedo a expresarse por ser juzgados, donde algunos prefieren ausentarse a la escuela antes de enfrentar otro capítulo de ‘bullying’ y el maestro considera llegar armado como último recurso para defenderse. Ser la meca  cultural de la música urbana  simplemente es la ‘cherry’ encima del bizcocho.

“me encuentro cada vez más que tengo que empezar desde lo más básico con un niño porque sus padres no lo han hecho. No tiene q ver con el nivel de educación o de donde vengan. Es que los niños no saben aveces lo que es respeto ni lo que es socializar con otros porque no lo practican!” -maestra preescolar

EN LA EDUCACIÓN FÍSICA

Combatir la Mala fama del educador físico, es la misión principal de ProEdfi. No podemos seguir prefiriendo la sombra debajo del palito, sentarnos mientras juegan, regalando notas. Hay que trabajar y exigir un poco más a todos.

Los ‘misters’ y “misis’ tienen poco a apoyo de la directoria y sus programas sufren la falta de identidad propia. Cualquier excusa es buena para perder el periodo y para que el maestro haga otras cosas alrededor de la escuela “más importantes” como cargar pupitres o cambiar una bombilla.

Además, lamentablemente, la sociedad que no valora la actividad física como herramienta pedagógica y el mejoramiento holístico. Es una actividad social, una fase, una moda que viene y va para la mayoría. Los padres son muy flexibles con sus hijos y su desempeño en en educación física porque, “eso no es na”, “eso es pa’ jugar”.Falta mucho camino por recorrer.

“me encuentro cada vez más que tengo que empezar desde lo más básico con un niño porque sus padres no lo han hecho. No tiene que ver con el nivel de educación o de donde vengan. Es que los niños no saben a veces lo que es respeto ni lo que es socializar con otros porque no lo practican!” – maestra preescolar

 

Martin Luther King no lo pudo decir mejor: La función de la educación es enseñar a uno pensar extensamente y a pensar críticamente. Inteligencia más carácter- esa es la meta de la verdadera educación.

-eMMa

Advertisements