Algunos pensarán que se quitó al irse de Puerto Rico pero Félix González está lejos de rendirse. Hay quienes nos ponen en alto como atletas y otros como Félix que hacen patria desde la distancia enseñando natación.
Su compromiso con la profesión y el deporte es evidente desde el primer minuto de nuestra conversación.  También, hay un gran sentimiento de amor por la patria que traspasa a traves del telefono. Ese compromiso parece tener su génesis en las piscinas de Round Hill, Trujillo Alto cuando apenas tenías 7 años y adoptó la natación.

“Era algo bien intenso para el tiempo cuando yo nadaba, ya a la edad de 11-12 yo estaba haciendo la selección juvenil, llega un momento donde dije: perate! dame un break!, se está sacrificando demasiado por este proceso y yo mismo decidí tomar un pare… Me ayudó a explorar cosas que yo nunca había podido conocer por ejemplo salir de la escuela e irme con mis amigos a un día de cine o a un dia de parque.” explica González.

Luego de una sobresaliente campaña como nadador universitario con la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, el nativo de El conquistador, Trujillo Alto siguió involucrado con el deporte pero ahora desde fuera del agua.  Su resumé como entrenador incluye trabajo de asistente para Gretchen Gotay en la UPR-RP y para Víctor Bass en el club San Juan Caribá.

El camino le ha traído de todo a Félix, quien encontró en el deporte una pasión que le llevó a abandonar estudios en mercadeo para obtener un grado de bachiller en ciencias del ejercicio de la Universidad Interamericana. Certificaciones de USA swimming, personal trainer, zumba, salvavidas y hasta aquaerobicos completan su currículum.

Sin embargo, en 2014 esa lucha constante por lograr más y superarse ahora lo llevaría a un escenario totalmente distinto fuera del país. Luego de trabajar en privado con un residente de Texas que visitaba la isla, se le presentó la oportunidad de integrarse al club Nitro Swimming que actualmente impacta unas 3,000 familias en el sur de los Estados Unidos. 

Nitro es el equipo campeón del estado por los últimos 7 años y donde Félix actualmente trabaja con los niñ@s de 13-14 años más rápidos de la región. Desde entonces los logros del puertorriqueño incluyen campeonatos nacionales en grupos por edad y como coach de la escuela superior St. Michaels.

IMG_2807

“Lo que más a mí me sorprendió fue que cada nadador después de cada práctica te dan las gracias, thank you coach! thank you coach!, eso no falla.” FG

Esta nueva perspectiva permite que González haga observaciones muy válidas sobre los factores que esterilizan nuestras oportunidades de desarrollo internacional élite.

“En Puerto Rico hay piscina en cada pueblo, la parte que necesitamos (que mejore) es la parte del gobierno, la parte de la federación de dirigir recursos y tomar iniciativas, hacer algo por el lado, que el nadador puertorriqueño se sienta apoyado por esas entidades que están a cargo de la natación.” nos dijo González.

Continua: “Si vemos el caso de la federación, un nadador de selección para poder viajar, eso no sale de la federación, eso sale del bolsillo de los padres del nadador. El sistema debe respaldar un poco más la disciplina.  La atención que se le dá  no es la que se merece. Las oportunidades no están, eso es algo que viene de muchos años atrás, no es de ahora.” aseguró González.

En un giro refrescante, Félix no  se limita a realizar estos señalamientos sino que aporta sugerencias, algunas de las que hemos propuesto anteriormente en Easy Endurance sobre la utilización del recurso humano y la maximización de la figura del atleta y su alcance en la sociedad:

 

“Terminan (la LAI) y no se hace uso de esos nadadores , vamos a llevar estos nadadores  a las barriadas, a los caseríos, a los lugares donde hay niños para adopción, llevarlos a la base de la sociedad para que compartan sus experiencias, a la misma vez que llevas el mensaje estás cosechando algo en ese nadador que lo ayuda a valorar lo que tiene.” explica el entrenador.

 

Esto sin duda es un signo de que González ha seguido creciendo profesionalmente bajo las nuevas prácticas profesionales y el grado de ética existente en Nitro.

 

“la dinámica que hay entre nadador y el coach, el coach es un poco más ‘layback’, me río contigo, no hay problema si te quieres tomar un descanso, si no vienes mañana porque tienes una actividad, no hay problema te veo el dia despues…En PR si a esa edad tú vas a faltar tú tienes que llamar al coach y decirle porqué vas a faltar, y decirle a cuándo vas a reponer esa práctica, para mi era algo bien difícil cuando no podía estar en la piscinaexplica González.

Además, señala el asunto de la preparación del entrenador también hay que atenderlo:

“En USA swimming es un sistema mucho más regulado, para tú poder estar en la piscina tienes que tener ‘USA swimming nivel 1’ más otras certificaciones, si tú no tienes eso tú no puedes estar en una piscina, ni un pie en la piscina.”

“En Nitro yo tengo que estar todos los días estudiando y aprendiendo… Aquí los coaches trabajan de la mano, comparten las ideas, y van y las ponen en práctica y van y las mejoran.” FG

Ahora al convertirse en padre, Félix puede entender mejor la posición de sus clientes, teniendo una nueva visión de otros aspectos sumamente importantes fuera de la piscina:

 

“La relación entre nadador y coach es algo que hay que tener mucho cuidado acá. Estamos bregando con muchas culturas, asiática, india, americanos, latinos y las fricciones, hay que tener mucho cuidado con las cosas que le dices al niño, las bromas, es algo bien complejo, no se basa solamente en natación va mucho más allá”.

El espigado entrenador de 32 años de edad se expresa con la sinceridad de alguien que ha cometidos varios en errores en la vida y ha sabido aprender de ellos y reponerse. Hay hambre en sus palabras, hambre por mejorar, por echar pa’ lante y sobre todo por ayudar a los demás..

“Hacer esto que tú haces y que lo lleves al país es algo que a mí me llena, porque yo quisiera estar en Puerto Rico, llevar todo este conocimiento y no te niego que un día yo voy a volver, hay mucho por hacer.”

Sin duda Félix es un entrenador con mucho potencial, una excelente persona pero sobre todo un gran puertorriqueño. Ambos estamos claros en que nadar duro no es la meta. La meta es mejorar, mejorar en todo. Para él y para todos nosotros el cielo es el límite.

“Yo creo que la parte esencial es el enfoque más en el proceso que en la meta.” FG

 

-eMMa

Advertisements