Te haz preguntado en qué está pensando una mujer atleta a la hora de su ejecución deportiva? Será tan solo el objetivo de ganar o hacerlo bien lo que cruza su mente o hay otros requisitos emocionales para cumplir con las expectativas de la sociedad?

¿A que se expone la mujer atleta, cómo es juzgada por la sociedad? Easy Endurance profundiza.

En el deporte la mujer tiene otras cosas de qué preocuparse además de anotar puntos, correr rápido o lograr un aterrizaje perfecto.  Ser atractiva, femenina, delicada, pasiva, buena madre y/o cooperadora parecen ser “unwritten rules” (normas sociales) para aquellas damas que escogen el deporte como profesión o pasatiempo.

La participación de la mujer en el deporte no ha sido un proceso natural sino el resultado de una lucha aún no concluida. Históricamente la mujer ha comenzado después del hombre su participación en ligas o formas del deporte estructurado, esto incluye NCAA,  ligas profesionales, mundiales y juegos olímpicos.  

PROCESO DE SOCIALIZACIÓN

Al revisar los posibles factores que resultan en el establecimiento de “double standards” o un ‘conflicto de roles’ entre géneros dentro del deporte, la socialización figura como protagonista. Nadie nace con diferencias de criterio ante su contraparte, la biología tiene que ver muy poco -por no decir nada- con las presiones creadas por las percepción social.


 Los niñ@s nacen y es mediante las interrelaciones con sus padres, maestros y la comunidad que se establecen criterios psicológicos para conductas aceptables o repelentes. Por razones arcaicas,  el deporte viene acompañado de una imagen masculina que exhibe fuerza y libera agresividad. Las niñas sin embargo, nacen bajo las protecciones de un padre/madre que la ve  como una figura delicada y débil a quien deben proteger y de quien esperan una conducta pacífica y refinada.  


OBSERVACIONES COMO MAESTRO


Como maestro de educación física pre-escolar por los últimos años he podido notar el génesis de lo que luego conocemos como “double-standards”. En las edades de 3-6 años las  niñas -por lo general- presentan características motoras superiores a los varones, son más activas, dispuestas y competitivas. Más adelante, vemos una fase donde la niña comienza a cuidarse, son tentativas a la hora de ser agresivas, parecen renuente a sudar o despeinarse, lloran fácilmente  y esperan consideración del varón.


Esta conducta parece ir de la mano con la fuerza/ ímpetu con que los padres comienzan a establecer influencias de conductas deseables para las niñas y mecanismos de protección . Se premia la delicadeza y ser sumisa/recatada, mientras se condena la agresividad.


Estos valores fomentados en el hogar se convierten en el peor enemigo de la mujer durante la adultez, principalmente si quiere desarrollarse como deportista. Es una lucha interna entre lo que quiere hacer y lo que ha sido programada para pensar. 

PECULIARIDADES EN PUERTO RICO


En 2008 el psicólogo deportivo Fernando Aybar – anteriormente entrevistado por Easy Endurance- publicó un estudio explorando lo que él describe como un conflicto de roles entre las mujeres y adolescentes atletas de Puerto Rico.  Mujeres de todas las edades y en una gran variedad de deportes contestaron un cuestionario sobre la percepción y experiencias que la sociedad tiene sobre ellas.

Es importante señalar que 41% de las encuestadas reconocieron la percepción social como un issue de gran importancia.  Igualmente, casi la mitad de las atletas admitieron haberse sentido víctimas de un conflicto de roles en algún momento y de alguna forma.

Uno de los factores señalado por el 56% de las participantes es la falta de reconocimiento de sus logros y habilidades. De esto hablamos más adelante. 

Además del poco ofrecimiento para el deporte estructurado o ligas formales, 52% de las atletas también expresaron cohibirse en ocasiones por temor a perder sus características femeninas ante la percepción de la sociedad. Es una conducta típica de aquellos que señalan a alguien como “machua” o salvaje por sudar un poco o despeinarse. 

Igualmente, 59% subrayan el hecho de que la gente espera que se hagan disponibles para vida social, afectando su enfoque y tiempo disponible para el perfeccionamiento de sus destrezas.

ALGUNAS ESTADÍSTICAS

En mi opinión, además de las repercusiones socio-culturales antes mencionadas, la mujer deportista lucha contra 3 issues principales en el deporte actual.

#1. Falta de fondos/Oportunidades de participación. Sucede todos los niveles pero particularmente en etapas de adolescencia repercute en pobre probabilidad para desarrollo profesional. Según reporta Womens in Sports Foundation, en un estudio de 1999/2000 el ofrecimiento de oportunidades de participación (equipos y programas)  en Estados Unidos en deportes era 47% para varones y solo 36% para féminas.

#2. Desigualdad en la premiación/paga: No es secreto que el hombre gana más que la mujer en promedio, igual sucede en el deporte. Por ejemplo, el salario promedio para entrenadores en la NCAA Div.1 en los tres deportes principales es $3,430,000 para varones y $1,172,400 para mujeres. En la PGA (golf) la bolsa en “prize money” es $340 millones en la rama masculina versus $61.4 millones para golfistas femeninas.  En la WNBA, el salario mínimo es $38,913 versus $525,093 en la NBA. Los fondos de becas atléticas en la NCAA se distribuyen en 55% para hombres y el 45% para estudiantes/atletas mujeres.

#3. Falta de exposición mediática. Según otro estudio también publicado en la Womens in Sports Foundation y realizado por las universidades de USC y Purdue en 2009, el 96.4% de la cobertura en ESPN fue dedicada al deporte masculino. Además, en otros canales afiliados sólo 6.3% de su programación producía contenido relacionado al deporte femenino. 

Es importante señalar que varias instituciones han puesto la equidad entre géneros como prioridad. Entre ellos la World Surf League, el torneo de tenis Wimbledon y los World Marathon Majors, todos estos ofreciendo igual cantidad en premios a ganadores en ramas masculina y femenina.  

DEPORTE ACTUAL


Si bien es cierto que el ofrecimiento en el deporte femenino actual ha incrementado, viene acompañado de muchos rasgos que sostienen una mentalidad machista. Por ejemplo, el volleyball profesional playa o cancha, Legends Football League y hasta la lucha libre, van acompañado de lo que yo describo como “Sex appeal”. Uniformes que dejan muy poco al descubierto – en mi opinión innecesariamente- y ángulos de cámara atrevidos durante las transmisión son para mí un atractivo para llamar  la atención del hombre como criatura visceral y está  lejos de reconocer calidad en la ejecución atlética femenina.


Desde mi punto de vista quizás el caso que puede representar  como resultado deseable “role model” para mujeres deportistas es Serena Williams. La tenista afroamericana ha obtenido el respeto general(espy awards) , dominancia atletica (ha ganado 39 torneos mayores y 4 medallas de oro olímpicas ) y posición económica (reportó ganancias de $28.9 millones en 2016) al que toda mujer aspira . Al revisar su proceso de socializacion notamos que creció en una familia pro deporte pero donde la educación era lo PRIMERO, de hecho fue educada en el hogar, con el ejemplo de una hermana  deportista un año mayor y libre de expectativas absurdas de princesa por parte de sus padres.


Todo esto no la ha librado de críticas, especialmente por su boluptuosas proporciones físicas, alto nivel de agresividad y raza.   Posiblemente su mejor cualidad es la capacidad para soportarlo todo y crear nuevos estándares. Otros casos notables recientemente pueden incluir a Ronda Rousey (UFC), Katie Ledecky (natación), Lindsey Vonn (alpinismo) y Danica Patrick (automovilismo).


– TITULO  IX

Actualmente existen mecanismos para garantizar la igualdad entre género dentro del deporte, o al menos ese es su propósito intelectual.  Uno de los más significativos es el Título ix de 1972 que obliga a la igualdad de oportunidades tanto para hombres como mujeres en programas donde estén envueltos fondos federales.  Digamos que el resultado más notable de esta medida lo podemos ver en el nivel universitario NCAA/LAI donde la participación femenina es robusta y significativa.

El otro lado de la moneda.


Reconozco que no lo han pedido y quizás no lo necesitan pero, La mujer también goza de algunas prórrogas a la hora de competir. Por ejemplo, hay eventos como en el ciclismo donde disputan las carreras femeninas a menor distancia. Los partidos de baloncesto de la WNBA se completan en periodos de 10 min en comparación con 12min para los hombres. En la LAI en Puerto Rico las carreras de campo-traviesa son a 10km hombres y 5km mujeres.


 En otros aspectos como los escándalos de dopaje, la mujer goza de ciertas amnistías que permiten llevar los casos de forma más privada y en mi opinión, respetuosa. En esa categoría la tenista rusa Maria Sharapova quien cumple con su castigo de 2 años por dopaje sin mucho ruido, posiblemente inmutados por su belleza y carisma.


RESULTADOS COLATERALES


La discutida percepción social, “double standards” o conflictos de roles traen consigo otras situaciones que afectan a la mujer más profundo. Por ejemplo, trastornos alimenticios como la bulimia o anorexia pueden resultar de las presiones que siente la atleta por cumplir con las expectativas de apariencia física de la comunidad. 

Es una navaja de doble filo cuando estos aspectos ponen en peligro el rendimiento atlético siendo tan pivotal llevar una nutrición apropiada. Así también adiciones a sustancias para el control de peso u otro suplementos que asistan con el rendimiento y el nivel de aceptación que esto provee. 

ALGUNAS OPCIONES

Para promover un deporte unificador hay que establecer formas dinámicas de impulsar una visión de igualdad entre géneros y eso no es fácil.  Una de las maneras que he notado recientemente son eventos de alto rendimiento en formato mixto.  Posiblemente el tenis es donde más consistentemente se ha visto, con campeonatos mixtos a nivel olímpico.  Recientemente la ITU- Unión de Triatlón Internacional, ha establecido el relevo mixto (2 hombre y 2 mujeres) en sus temporadas regulares con miras a hacerlo un evento de juegos olímpicos. 

Sostengo que tan solo el hecho de analizar el conflicto de roles como un “issue” que afecta solo a la mujer es un acto de discrimen.  ¿Quién cuestiona la presión social por la que pasan los varones que deciden practicar patinaje sobre hielo, porrismo o clavados? ¿Existe una oferta para nado sincronizado de varones? Son aspectos que merecen consideración adicional. 

No podemos ignorar que fisiológicamente la mujer es inferior al varón. No es una cuestión de opinión, los valores de HRT, LT, VO2max, fuerza, explosividad, velocidad,etc resultan más altos en aquellos del sexo masculino. La mujer sin embargo, pueden aguantar más dolor por más tiempo y su estructura músculo-esquelética más liviana le favorece en algunos eventos. Esto no significa bajo ningún contexto que deban tener menos oportunidades o recibir menos paga. El entrenamiento, sacrificio y esfuerzo es virtualmente el mismo.

El mundo tiene la encomienda de RECONOCER Y resaltar las capacidades y habilidades atléticas de la mujer sin juzgarlas. La mujer tiene la encomienda de confiar en sí misma, de atreverse y llevar su nivel lo más alto posible sin mirar al lado. El hombre tiene la encomienda de respaldar el deporte femenino y desestimular los valores que estas han aceptado como reglas.

Las autoridades deportivas tienen la encomienda de proveer oportunidades de calidad en igualdad de condiciones. Los padres tienen la encomienda de establecer valores que hagan sentido, que vayan acompañados de la razón reconociendo que marcarán a sus hijos para siempre.  Es la opinión de alguien que nació de una, llama hermana a otras, ha amado a varias y las respeta a todas.

-eMMa

*Easy Endurance ha hecho varios acercamientos a atletas y figuras femeninas del patio y quizás porque están ocupadas, carecen de interés o temen a la exposición, nunca han aceptado nuestra invitación para entrevista o colaboraciones. *







REFERENCIAS:

Aybar F. (2009). Fundamentos psico-sociales del deporte y la actividad física. Publicaciones Gaviota. 

Aybar F. (2008). Percepción y experiencia: Conflicto de roles de mujeres y adolescentes atletas puertorriqueñas. Revista de psicología del deporte.   

http://www.womenssportsfoundation.org

Advertisements