La música no ayuda en el rendimiento atlético.  Al menos no directamente, eso dice la ciencia. Sin embargo, es casi imposible salir a la calle y encontrar una persona ejercitándose que no lleve puesto sus audífonos y escuche música. Posiblemente hay un componente de moda, cliché, porque la gente se ve bien ‘cool’ con sus ‘ear buds’ blancos mientras trota por condado sin camisa y en shorts.

En mi caso personal es una medida que adopté hace menos de un año, buscando motivación adicional y pompearea. El resultado ha sido un vicio, que muchas veces me lleva a entrar en semejante transe y hacer muecas y gestos incongruentes al ritmo de una canción. ¿Es este tu caso?¿Cómo puede ayudarte la música antes,durante y despues del ejercicio?  Easy Endurance discute la música y sus efectos en el rendimiento atlético.

Básicamente la ciencia ha podido evidenciar a manera significativa beneficios en 5 áreas relacionadas indirectamente al rendimiento atlético:

  1. Sincronización -La música a través de su tempo,frecuencia, cadencia y ritmo puede ayudar a regular movimientos repetitivos o acciones motoras, como aquellas que realizamos al correr, pedalear o remar.  A partir de señales de temporalidad que ofrecen las canciones, podemos ser más eficientes y resultar en una mayor capacidad de trabajo. Es decir, más duración y resistencia en la actividad física.
  2. Disociación -La música nos ayuda a re-enfocar nuestra atención y desviarnos de aquellos agentes que exhiben fatiga.  Estudios han demostrado que el índice de percepción de esfuerzo es hasta 10% menor, cuando el individuo se encuentra influenciado por música durante actividad física, especialmente aquellas en esfuerzos sub-maximales. Mayores sentimientos positivos, vigorosidad y felicidad también se deprenden como productos de escuchar música, promoviendo así una mejor experiencia global en el deporte o ejercicio. En fin, el ánimo, la autoestima y la confianza – en torno a la actividad física – responden favorablemente a estímulos sonoros.
  3. Activación -La música puede resultar en un agente regulador de los procesos de activación o relajación del individuo.  Esta cualidad permite que pueda ser utilizada antes o después del evento para entrar en un estado mental optimo. Puede por un lado estimular emociones y sentimientos positivos o ayudar a calmar la ansiedad relacionada a la competición.
  4. Adquisición de destrezas motoras -Esta parte la he podido comprobar a partir de mi experiencia como docente en el nivel pres-escolar.  Cada vez que incluyo música como parte de las actividades del día puedo observar que; incrementa el entusiasmo y la participación de los alumnos, la sesión parece desarrollarse con una mejor fluidez y provee variadas oportunidades para aplicar destrezas aprendidas anteriormente con menor estrés. ¿Cómo se justifica esto? A través de su ritmo y frecuencia la música reproduce muchos movimientos del cuerpo humano.  Sus líricas muchas veces pueden producir el deseo en nosotros de movernos y/o de continuar repitiendo una acción motora.  De igual manera, un ambiente donde se encuentra presente la música añade un componente de felicidad al entorno educativo y de aprendizaje.
  5. Fluidez -Posiblemente han escuchado el término “entrar en la zona”, en aspectos psicológicos esto se refiere al estado mental donde ejecutar una actividad viene acompañado de sentimientos de satisfacción, alegría y compromiso. Encontrar y demostrar fluidez  dentro de la ejecución motora es el resultado del balance entre los factores de ansiedad vs los factores de reto que produce cada actividad para el individuo y la música puede ayudar.  Cuando la autoconfianza se encuentra en homeostasis con las dificultades dentro de un entorno de movimiento, se disparan emociones y procesos cognitivos que facilitan la ejecución motríz.

“el deporte es ritmo y la música es ritmo, hay cierta similitud entre lo que te hace a tí ser un buen receptor de la música y disfrutártela y también del movimiento. Es cadencia, es ritmo y la música tiene la capacidad para llevarte a distintas etapas y emociones en etapas de preparación y actuación… Por asociación, pero también por tono, por ritmo, por el boom y una vez tú la identificas es una herramienta preciosa y maravillosa y todos la usamos… Música pa’ pompearme, música pa’ relajarme, todos la usamos y la psicología deportiva lo está reconociendo” – Fernando Aybar (psicólogo deportivo)

Evidencia Científica:

ESTUDIO #1

  • Corredores expuestos a música neutral o con líricas positivas demostraron mejorías en ciertas variables indirectamente relacionadas al rendimient atlético.  El tiempo a fatiga mejoró en 18-19%, es decir que los atletas tardaron más tiempo en llegar a un estado exhaustivo en comparación con aquellos que no escucharon música. Igualmente, su estado de ánimo y sentimientos fueron más positivos.  Su percepción de esfuerzo también fue menor.  Otros cambios en concentraciones de lactato y consumo máximo de oxigeno tambien fueron observados, sin embargo no presentaban ganancias suficientemente significativas como para sustentarlas como producto del experimento.

ESTUDIO #2 Atkinson (2004)

  • Varios ciclistas realizaron 2 time-trials de 10km cada uno en bicicletas estáticas, uno expuesto a música “trance” y otro sin ningún estímulo auditivo.  El tiempo promedio para la prueba con música fue de 10.30 vs 10.52 sin música. En cambio, en una analisis más minucioso de los resultados se encontró que la mayoría de las diferencias en velocidad y frecuencia cardiaca entre los grupos, se dieron en los primeros 3 minutos del esfuerzo.  Esto indica a fortalecer la noción de los efectos motivacionales y de activación de la música.

Es importante mencionar que el uso de audífonos ha sido prohibido en eventos como triatlones de la marca Ironman y el New York City marathon, principlamente por razones de seguridad. También debo mencionar que cuando se practica el ciclismo en calle, es una practica muy peligrosa pedalear con audífonos, ya que compromete tu conciencia en tiempo y espacio  disminuyendo la capacidad para tal vez evitar un accidente.

Poder afirmar de manera absoluta que la música beneficia directamente el rendimiento atlético es cuesta arriba. Principalmente, porque en muchos deportes es imposible o está prohibida utilizarla durante la competencia. Igualmente, la mayoría de los estudios que sustentan su utilidad se han realizado en entornos de laboratorio e ignoran factores extrínsecos y dinámicas particulares de cada deporte. Otras variables como el momento cuando nos exponemos a la música, ya sea antes o durante la actividad, el tempo, ritmo, lírica, delivery y proceso de selección también pudieran afectar su utilidad.

Al final del día, haga lo que le produzca felicidad, porque esa es la mayor ayuda ergogénica disponible en el mercado. Be positve, Be smart, Be happy!

eMMa

 

 

Referencias:

http://thesportjournal.org/article/music-sport-and-exercise-update-research-and-application/

http://analefefs.ro/anale-fefs/2009/issue-1-2009-abstract-and-full-text.pdf#page=39

http://www.apunts.org/es/influencia-musica-el-rendimiento-deportivo/articulo/13098900/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15532005

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9506797

 

Advertisements